lunes, 27 de diciembre de 2010

PATALEO





el alma sostenida
en su específico peso
los brazos remos, mar adentro
pasamos la línea
de la rompiente
y nos miramos.

No pataleo, las piernas
una batidora
que remueve en el caldero
del océano: un deseo.

Serena sobre el principio del beso
estaré, cuando la ola roce
con su sutil curvatura de delfín

y
por un desliz, feliz

el suelo de agua

sea





3 comentarios:

  1. Lindo!!! Tu tabla, el Océano y Vos


    Javi

    ResponderEliminar
  2. gracias Javi por tus lindos comentarios.

    ResponderEliminar