lunes, 6 de julio de 2009

La superficie

Tiene un agujero. No solamente en el lugar donde yo
me concentro.
El río todavía retorciéndose, haciendo cintas,
en su arre-
molinarse, sus frías iluminaciones, su velocidad
de nudos apretados y su
calma – mensajes en susurros que disuelven
a los mensajeros –
el río todavía reverberando en sus puñados, sus montones,
sus vidriosos
momentos de olvido bajo el río de
mi atención-
y el río de mi atención reposando –
doblándose, volviendo a juntarse – sobre las rápidas [discontinuidades y los ventosos
obstáculos-
y la superficie haciendo olas bajo la atención del viento –
haciendo olas sobre las acumulaciones, las aquietadas permanencias
a la deriva
del frío
lecho.
Digo iridiscente y miro hacia abajo.
Las hojas muy quietas mientras son arrastradas.



Jorie Graham
(trad. de Fabián Iriarte)

No hay comentarios:

Publicar un comentario